Dermatitis atópica

Dermatitis atópica

La dermatitis atópica (DA) es una enfermedad inflamatoria cutánea crónica, con una alta predisposición genética y de predominio en la infancia.

La piel atópica se caracteriza por una alteración en la función barrera de la piel con una elevada tasa de pérdida de agua transepidérmica y esto da lugar a:

  • Prurito intenso (picor de la piel)
  • Presencia de sequedad cutánea
  • Eritema (enrojecimiento de la piel)
  • Exudación
  • Descamación
  • Excoriaciones (signos de rascado)

Los cambios en la piel pueden incluir estos síntomas:

  • Ampollas
  • Piel Seca
  • Carne viva
  • Cambios en el color de la piel
  • Enrojecimiento o inflamación
  • Zonas gruesas o con apariencia a cuero

 

Existen dos tipos de tratamientos para la dermatitis atópica; el farmacológico y el no farmacológico.

Tratamiento farmacológico:

No existe ningún tratamiento curativo para la dermatitis atópica. Hasta el momento no es posible modificar el curso de la enfermedad. Así el objetivo del tratamiento de la dermatitis atópica es la reducción de los síntomas, disminuir el número de recurrencias y controlar a largo plazo la enfermedad.

  • Tratamientos tópicos: corticoides, antibióticos e inmunomoduladores tópicos (cualquiera de los casos requiere receta médica)
  • Fototerapia
  •  Tratamientos sistemáticos: inmunoterapia y antihistamínicos H1. (requiere receta médica)

Tratamiento no farmacológico:

  • Omega 3,6: aportan hidratación a la piel.
  • Aloe: antiséptico, hidratante, bactericida, antiinflamatorio.
  • Caléndula: propiedades antibióticas y antiinflamatorias.
  • Llantén: propiedad desinfectante y cicatrizante

También hay algún que otro consejo higiénico-dietético que podemos seguir para tener la dermatitis atópica a raya:

  1. Baños cortos con agua tibia, añadiendo sustancias emolientes
  2. Jabones suaves sin jabón
  3. Secar sin frotar
  4. Hidratar con la piel húmeda y caliente tan frecuentemente como sea posible.
  5. Emplear productos emolientes ricos en grasa, sin perfume e hipoalergénicos.
  6. No hidratar zonas de dermatitis activa (solo aplicar las cremas tratantes)
  7. Vestir con ropas de tejidos naturales, preferiblemente algodón.
  8. Evitar el calor y la sudoración excesivas.
  9. Mantener las uñas siempre cortas y limpias, para evitar lesiones al rascarse
  10. Hidratar la piel siempre que sea necesario

Para cualquier duda o consulta que podáis tener, en Farmacia Sarasketa será un placer ayudaros. No obstante os hemos preparado un vídeo explicativo en el que Bea nos ayuda a entender un poquito más sobre esta afección que es más común de lo que pensamos.

 



A %d blogueros les gusta esto: