Que alimentos se deben evitar en el embarazo.

La alimentación durante el embarazo es clave para que el feto se desarrolle adecuadamente y tener claro que alimentos evitar para minimizar algunos riesgos para la madre y el feto será de vital importancia en este periodo tan especial de la vida de la mujer. En este artículo haremos un repaso de todo lo que debes saber y que, por supuesto, también tu ginecólogo te explicará, si bien es verdad que a veces esta información no se explica detalladamente y la mujer embarazada sabe qué es lo que no tiene que comer pero desconoce el porqué.


-El pescado:
No se recomienda comer pescado crudo para evitar el riesgo de intoxicaciones o infecciones debido a los parásitos que lo habitan, como es el caso del Anisakis. También se desaconseja el pescado ahumado, salado, en vinagre o marinado que no hayan sufrido procesos de cocción. En definitiva, el pescado hay que comerlo bien cocinado.
La Agencia Española de Seguridad Alimentaria (AESAN) desaconseja el consumo de ciertos pescados ricos en metilmercurio como el pez espada, tiburón o atún rojo. Asimismo, el consumo de las cabezas de los crustáceos en grandes cantidades es rico en cadmio, tóxico que se desaconseja tanto para embarazadas como para la población general.


-Carnes crudas:
Precaución con ciertos alimentos como carnes crudas, salchichas, bacon, jamón o hamburguesas ya que son alimentos ricos en nitrosaminas y algunos estudios relacionan su consumo con un riesgo mayor de sufrir malformaciones congénitas. Además el cerdo crudo como el jamón y los embutidos no cocidos pueden ser fuente de toxoplasmosis. Sobre todo lo deberán evitar las embarazas que no estén inmunizadas contra este parásito intracelular obligado.



-Alcohol:
El consumo de alcohol ha demostrado ser muy nocivo durante el embarazo porque puede provocar anormalidades fetales. Tampoco se aconseja durante la lactancia. En este caso, se puede optar por la cerveza sin alcohol que ha demostrado tener propiedades antioxidantes que beneficiarán al feto.


-Alimentos que pueden contener algunas bacterias dañinas:
La Listeria puede estar en los productos no pasteurizados que están elaboradas con leche cruda como por ejemplo, leche cruda, quesos blandos de cabra, Brie y Camembert y jugos no pasteurizados. Su infección puede provocar abortos espontáneos y partos prematuros. Por lo tanto, todos los productos lácteos deberán estar pasteurizados.
La Salmonela, puede estar en los huevos crudos. Evitar cualquier alimento que lo pueda contener. Por ejemplo, huevos crudos, salsa Caesar, salsa holandesa o helados caseros.
En las carnes poco cocidas o casi crudas podemos encontrar Salmonella, E. Coli, Toxoplasmosis. Cocinar bien todas las carnes. Evitar, fiambrería o charcutería, sushi, patés, frutos de mar crudos, pollo o carne poco cocida o casi cruda.


-Café:
No se desaconseja su consumo pero sí la cantidad. No tomar más de dos cafés al   
 día.


 –Alimentos ricos en acrilamida:
La acrilamida es un producto que se forma en alimentos ricos en hidratos de carbono que se hayan cocinado a una temperatura superior a los 120grados y en ambiente seco. Por ejemplo, las patatas fritas, productos horneados como galletas, bizcochos, panes. También presente en el café. Hay que evitar el consumo elevado de estos alimentos porque resulta tan nocivo para el feto como el tabaco. Recientemente se ha publicado un estudio que lo relaciona con bajo peso al nacer. No ocurrirá lo mismo si cocemos los cereales ya que no alcanzarán temperaturas superiores a 100grados.

En definitiva, es importante lo que aportamos pero también lo que debemos evitar para que disminuyamos algunos riegos que pueden verse aumentados si ingerimos estos alimentos que hemos citado.

Articulo realizado por Elikatessen (www.elikatessen.wordpress.com)